Síntomas de la escoliosis

Los aspectos más importantes que se evalúan son el grado de inclinación lateral y rotación de las vértebras y la edad de inicio. Cuanto mayor sea el grado de desviación de la columna mayores serán las consecuencias que el sujeto puede tener en el futuro.

En primer lugar si la escoliosis aparece en edad muy temprana empeora el pronóstico debido a que el crecimiento tiende a aumentar la inclinación de la columna vertebral.

El signo más común de la escoliosis es la curvatura visible de la columna vertebral. A menudo, el hombro o la cadera con respecto a la otra se verá irregular, una más superior-inferior o anterior-posterior con respecto a la otra. En revisiones médicas en el colegio y en las visitas de rutina al pediatra son, por lo general, cuando la curvatura se detecta por primera vez. Si la curva progresa, los síntomas como dolor de espalda, dolores de cabeza y dificultad para respirar pueden aparecer.
Compartir:

Causas de la escoliosis

Hay muchas hipótesis, la ciencia actual considera que las causas pueden ser óseas, musculares o posturales, pero según algunos autores, no se puede excluir la posibilidad de que el resultado sea por una alteración hormonal, neurológica, de la maloclusión, el bloqueo de una vértebra, o vestibular.


La presencia de una musculatura hipotónica, relajada o un aumento desproporcionado en el crecimiento óseo, refuerza la hipótesis de que el origen de esta malformación no es un componente de los ligamentos. También, la parálisis en un lado del cuerpo o un fallo importante de los músculos abdominales y los músculos de la espalda causan la inclinación y la rotación de la columna hacia un lado.

Los niños suelen tener posturas muy malas y desequilibradas, por ejemplo, las niñas escriben con inclinación del tronco, cabeza a un lado para evitar que el pelo las moleste al escrribir.En algunos casos esta tipo de alteraciones o posturas forzadas pueden ser la causa única o combinada de la escoliosis postural. Por otro lado, la genética es un factor en el origen de la deformidad.
Compartir:

Diagnóstico de la escoliosis

La escoliosis se diagnostica tanto por el examen físico como por los rayos-x. La evaluación visual de la columna vertebral se hace pidiendo al paciente que se incline para tocar con sus dedos de las manos los pies sin doblar las rodillas. Se verá una torsión de la columna vertebral o la rotación de las costillas.


Los rayos X se utilizan para confirmar el diagnóstico y determinar el grado de la curvatura de la columna. Hay muchos métodos, el más utilizado es el de Cobb, que consiste en trazar dos líneas paralelas al cuerpo vertebral de la parte superior de las vértebras más inclinadas por encima y por debajo del ápice de la curva. La medición de la curvatura con el ángulo de Cobb determinará el tratamiento recomendado.
Compartir:

Copyright © Escoliosis | Tratamiento, Consulta e Información | Administrador por: Departamento de Tecnologia